¿PARA QUÉ SIRVE EL LIMPIADOR FACIAL?

¿PARA QUÉ SIRVE EL LIMPIADOR FACIAL?

El limpiador facial ayuda a mantener la piel limpia; elimina la suciedad, el sudor, el exceso de sebo, las bacterias y partículas presentes en el ambiente que diariamente se adhieren a nuestra piel. Los limpiadores faciales son más suaves que los productos no son específicos de rostro, y además de limpiar nos ayudan a mantener la piel hidratada.

TIPOS DE LIMPIADORES

Dependiendo de nuestro tipo de piel a las pieles secas les van bien los limpiadores en leche, crema y aceite facial, ya que son texturas que además de limpiar, nutren la piel. Si tienes la piel mixta las leches fluidas, las espumas y los geles serán tus mejores aliados. Si tu piel es sensible utiliza limpiadores suaves que no te irriten.

¿CÓMO SE USA  UN LIMPIADOR FACIAL?

PASO 1: Coger la cantidad suficiente de producto y trabajarlo entre las palmas de las manos, bien para que funda la textura o haga espuma, y a continuación aplícatelo en la cara.

PASO 2: Masajear durante unos segundos realizando movimientos circulares ascendentes por todo el rostro, incluyendo el cuello y escote en medida de lo posible. Muy importante no olvidarse las zonas “conflictivas” como por ejemplo aletas de la nariz, alrededor de los labios y la zona más próxima a la línea donde comienza el cabello.

PASO 3: Por último, enjuagar con agua tibia y retirar los últimos restos con una muselina. Nuestro consejo es que, para finalizar el aclarado utilices el agua fría.

¿CÓMO USAR UN LIMPIADOR FACIAL ELÉCTRICO?

PASO 1: Asegúrate de que la piel está perfectamente desmaquillada, de lo contrario el limpiador facial eléctrico se deteriorará mucho antes.

PASO 2: Utiliza un limpiador espumoso, puedes aplicarlo directamente sobre el rostro o en el dispositivo de limpieza (nunca utilices aceites o limpiadores con partículas exfoliantes). Extiende la espuma por todo el rostro de forma uniforme.

PASO 3: Empieza el masaje de limpieza facial realizando suaves y lentas pasadas desde el centro del rostro hacia fuera y siempre empezando desde la barbilla hasta llegar a la frente. A continuación, haremos lo mismo en el otro lado de la cara. Y por último, es importante no olvidarse la zona de la nariz y alrededor de la misma, deslizando el dispositivo hacia arriba y hacia abajo.

PASO 4: Enjuagar  con abundante agua la espuma del rostro y secar la piel antes de aplicar el resto de los productos de cuidado facial.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Buscar nuestro sitio


 

WhatsApp